Qué hacemos

Qué hacemos

ÁREAS DE INTERÉS.

1. Medioambiente.
El hombre, más que nunca, ha producido daños a la naturaleza y puso en peligro la propia supervivencia de la humanidad. Es responsabilidad de los gobiernos, pero también de cada uno de los ciudadanos, actuar para la erradicación de los macro-contaminantes que afectan al agua, al aire y a las tierras y ponen en peligro la salud de los seres humanos. El medio ambiente es una faceta importante de las cuestiones globales a las que tenemos que hacer frente, interrelacionado con la energí­a, la explosión demográfica, la pobreza y el subdesarrollo. Nuestra misión es aumentar el reconocimiento general de estos problemas así­ como su corrección y su prevención.

2. Demografí­a.
La explosión de la población ha sido espectacular en el último siglo: la población mundial se ha más que triplicado desde 1900 y duplicado desde 1950. El impacto de este crecimiento demográfico ha tenido graves consecuencias sobre el medio ambiente, el empleo, la salud, los alimentos, la disponibilidad del agua, etc. En este punto, hay tendencias contradictorias: en algunos paí­ses se está produciendo un envejecimiento de la población mientras que en los paí­ses más pobres hay una explosión demográfica, lo que implica problemas en la educación, la vivienda, el trabajo y tantos otros, para toda la población joven que llega al mercado.

3. Desarrollo.
Después de 40 años de polí­ticas de desarrollo, el hambre, la malnutrición y la pobreza aún existen en muchos paí­ses en desarrollo o en grandes extensiones de ellos. Además, la pobreza ahora también se está extendiendo en los llamados paí­ses ricos. El CoR ha hecho una serie de propuesta para poner fin a esta situación fuente de sufrimiento, desarraigos, criminalidad y drogas. Hay que actuar en relación con las ONG, gobiernos, instituciones internacionales para contribuir a que esta situación mejore.

4. Valores.
Durante las últimas décadas, se ha observado una actualización de los valores vigentes en su momento. Hay una necesidad creciente de tender a un sistema de valores comunes y compatibles con las diferentes culturas y éticas. Esto deberí­a constituir una base que permita a los distintos pueblos del mundo coexistir en esta sociedad global.

5. Gobernabilidad.
El CoR ha estado estudiando estas importantes cuestiones durante varios años y hay varias causas por atacar: el incremento de la complejidad de los problemas, la interdependencia entre los paí­ses, la necesidad de aproximaciones multidisciplinares, la falta de visión a largo plazo, pero también la incertidumbre. El papel de la sociedad civil en la gobernabilidad social y económica es determinante.

6. El trabajo en el futuro.
Las nuevas tecnologí­as han creado una revolución real y redujeron el níºmero de trabajadores gracias a los robots, ordenadores, telecomunicaciones y multimedia, la globalización de la economí­a y la deslocalización. Estos y tantos otros aspectos deben reflejarse en una mejor distribución del trabajo y corresponde reflexionar acerca de cómo la vida humana, basada desde antaño en el trabajo, debe organizarse en el futuro, cómo deben ser las actividades de los seres humanos en términos de ocupaciones, servicios a la comunidad, aprendizaje, ocio, etc.

7. La sociedad de la información.
La comunicación dispone de medios muy diferentes. La comunicación real significa diálogo. En la sociedad de la información es esencial darle su significado total. Es a la vez una faceta importante de la problemática del mundo y un instrumento que puede contribuir a un mejor reconocimiento y funcionamiento de la sociedad.

8. Nuevas tecnologí­as.
La velocidad del desarrollo de nuevas tecnologí­as en el campo de los ordenadores, en las telecomunicaciones, en la biotecnologí­a, en los nuevos materiales, en el espacio, es apabullante. El CoR ha estado llevando a cabo muchas investigaciones dirigidas a la comprensión de la nueva situación así­ creada. Las referidas tecnologí­as representan progresos significativos para el bienestar de la humanidad, pero no debe desconocerse su impacto negativo. ¿Cuáles serán las consecuencias sobre la gobernanza, la gestión de las corporaciones, los valores, la educación, la psicologí­a, el comportamiento individual y sobre nuestra sociedad toda?

9. Educación.
Los sistemas de educación están cada vez menos adaptados a la nueva sociedad emergente en la que estamos inmersos. Las nuevas prioridades nos fuerzan a redefinir el papel de la educación. La transmisión del conocimiento no es suficiente y nuevos objetivos, como el desarrollo del potencial propio de cada uno y de su creatividad y la capacidad de adaptación al cambio, se convierten en esenciales en un mundo vertiginosamente cambiante. El CdR considera que la educación es a la vez parte de la problemática global y una herramienta esencial, un actor efectivo en el logro de la vida propia y de la sociedad.

10. La nueva sociedad global.
La globalización de la economí­a, el hecho de que de ahora en adelante viviremos en una sociedad de la información, la complejidad y la incertidumbre son marcas de identidad comunes del mundo presente. Debemos entender estos y otros nuevos datos para una mejor comprensión de las culturas entre sí­, sus lenguas y sus modos de razonar. El CoR, sus ciento sesenta miembros de cincuenta y dos paí­ses de cinco continentes y sus treinta asociaciones nacionales con sus diferentes experiencias, son un foro de encuentro y de reflexión sobre todos estos temas.

No Hay Comentarios

Agregar Un Comentario