IV Foro Extraordinario: El deporte en el mundo actual

IV Foro Extraordinario: El deporte en el mundo actual

Estado del Foro

Tema: abierto
Concurso: finalizado

 

Fecha de realización

El concurso se realizó del 26 al 30 de mayo de 2014.

 

Exposición premiada

Sara

Es primordial no olvidar, que el significado personal del deporte es muy complejo algunas personas pueden hacer ejercicios por sentirse mejor, otras pueden buscar la excitación y el alto riesgo, algunos lo harán para perder peso, otros para conseguir vivir sanos durante 100 años y otros con fines de integración social.
Es decir, el que mantiene un estilo de vida activo tiene sus propias motivaciones.
Daley A. J. (2002) apuntaba “que los niños ven el deporte y las actividades físicas extraescolares, como únicamente para aquellos capaces, talentosos y buenos deportistas.”
Pensamiento que se generó quizás porque en las escuelas tradicionalmente desarrollaban actividad física extraescolares con participación competitiva y clases de educación física sin directrices para la preparación de la sensibilidad adulta.
Este énfasis fue negando a muchas personas la oportunidad de participar en actividades cotidianas, de las cuales pueden obtener una satisfacción y la inclinación a continuar activos a lo largo de su vida.
Mi actividad actual es realizar controles preventivos en adultos desde los 20 a 70 años, que incluye realizar Historia Clínica, biométrico básico, control clínico y cardiológico.
Obteniendo de aquí, un sutil conocimiento de que una gran mayoría de personas se encuentran con factores de riesgo elevado para desarrollar enfermedades, otras tienen enfermedades como hipertensión, diabetes, hipotirodismo y lo desconocen.
Son causa de enfermedades los estilos de vida como formas de alimentarse, el estrés y sedentarismo. Muy poca personas incluyen deporte dentro de sus actividades cotidianas.
Roberts Brodie (en 1994) ya señalaba que el deporte es la actividad de una minoría entre una gran mayoría de gente inactiva.
De acuerdo a lo mencionado anteriormente y si bien existen publicaciones de que UNICEF está incorporando el poder y el potencial del deporte, de la recreación y del juego a su trabajo en países de todo el mundo.
La realidad de hoy, muestra adultos sedentarios, me atrevo a decir que el avance de tecnologías, la inseguridad reinante, pareciera que contribuyeron a que una gran mayoría deje de lado las actividades deportivas, extinción de juegos en baldíos por ejemplo.
Dejando vislumbrar que el deporte no está siendo tenido muy en cuenta como colaborador en el desarrollo de sociedades más sanas.
Hay algunas propuestas encaminadas a desarrollar practicas físico-deportivas en su vertiente más positiva, también se pueden ver reclamos a las políticas de gestión para que tomen en cuenta al deporte en toda sus dimensiones, pedidos que demandan mayor atención para la educación física y el deporte escolar en los planes educativos y formativos, de manera que estimulen a estilos de vida activos y saludables.
La práctica deportiva puede ser partícipe de la formación integral del ser humano, interviene en todas su dimensiones, biológica, psicológica y social.
Es decir que no solo interviene desarrollando resistencia física sino también repercute en la parte emocional y social de la persona. Por ejemplo, estimula sentimiento de juego limpio, respeto por las normas, esfuerzo coordinado, solidaridad en las relaciones interpersonales, creatividad e iniciativa de las personas o grupos, estabilidad emocional, mejora la autoestima, disminuye el estrés y la ansiedad.
Existen trabajos acerca del deporte y su contribución a la salud física, donde apuntan que mejora la memoria, la autonomía, la sensación de bienestar, produce estabilidad en la personalidad, caracterizada por optimismo, euforia y flexibilidad mental.
Al respecto debemos tener en cuenta que las prácticas saludables son primordial tanto para la salud infantil como para la calidad de vida de los adultos.
En el V Congreso de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria se destacó la importancia de la realización de actividades deportivas para el desarrollo de lo físico, psíquico y social. A demás, el deporte tiene una gran influencia en la prevención de enfermedades como obesidad, hipertensión y diabetes.
El deporte abre la puerta tanto al desarrollo como a la participación, estimulando aptitudes como el espíritu de equipo, la comunicación, la negociación y el liderazgo, y destacando a la vez la participación y la inclusión de todos los grupos en la sociedad, sin importar el género, la edad o la etnia. Además, brinda diversión a los participantes.
El fenómeno de la globalización conlleva la integración, en todos los terrenos, de todo el mundo. Las redes de comunicación (radio, tv, Internet, teléfono) mantienen conectados a todos los países del planeta.
En este contexto se inserta el fenómeno migratorio. Flujos de población que constituyen un reto en nuestra sociedad, que enfrenta el fenómeno de la diversidad cultural y que cuestiona el modo de vivir juntos, el modo de entender la sociedad y que invita a pensar en una humanidad como comunidad, en la que hay que convivir, aceptarse, entenderse, respetarse y construir juntos.
Aprender a vivir juntos, el aprender a convivir solo se logra conociendo mejor a los demás, su historia, sus tradiciones, su espiritualidad, para crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacífica de los inevitables conflictos son los retos del futuro.
La educación tiene la misión de contribuir a que las personas desarrollemos la capacidad y competencias necesarias para movernos en un mundo global y diverso, para reconocer y saber interaccionar con otras culturas diferentes.
A mi entender el deporte debe ser uno de los pilares fundamentales para lograr la misión.

Devolución

El Capítulo Argentino del Club de Roma agradece la participación de los expositores y de quienes han comentado y votado las ponencias, así como de quienes han acompañado con la lectura de las presentaciones.

Todos los aportes contienen elementos interesantes. Señalamos seguidamente los más significativos:

De la ponencia de Susana Zeballos, destacamos la concepción del deporte como base de sustentación de aspectos fundamentales de la vida social.
En la ponencia de caruli72, acentuamos el perfeccionamiento que se consigue con la práctica de una disciplina y el aprendizaje de valores que conlleva.
En la presentación de Maurinhos5, se destaca su señalamiento sobre la influencia que tiene el deporte en los aspectos que hacen a la evolución de la vida social; el deporte como formador de personas y como actividad humana lúdica, útil para el perfeccionamiento de la técnica; el deporte como estimulante del sentimiento fraternal.
De la reflexión de csciccone, subrayamos el rol de los deportistas como agentes transmisores de rasgos idiomáticos y culturales y la necesidad de resaltar el valor humano del deporte por encima del valor monetario.
En la ponencia de marianoturziy, sobresale la idea de aprender a encauzar las potentes energías de tono fraternal y de unidad, como la generada por un mundial, hacia proyectos de unidad nacional.
En la proposición de Tina, distinguimos su aporte sobre la cualidad comunicacional del deporte; el deporte como contenedor social; el deporte como lenguaje lúdico para las relaciones sociales.
De la ponencia de Sara, se valora la necesidad de incorporar el deporte como actividad cotidiana para fomentar estilos de vida activos y saludables; la importancia del deporte como aporte a la formación integral del ser humano; el deporte como uno de los pilares fundamentales de la educación.

Las presentaciones suscitaron las siguientes reflexiones:
La idea de proponer al deporte como uno de los pilares fundamentales de la educación resulta muy interesante. Si en el sistema educativo se pusiera el énfasis en el concepto de deporte más que en el concepto de actividad física, se abriría muy probablemente un ámbito más propicio a la estimulación y desarrollo de aspectos positivos que no llegan a estimularse ni a desarrollarse bajo la tradicional asignatura de “educación física”.

En el sistema educativo tradicional suele ponerse el acento en la actividad física más que en el deporte en su sentido más completo (el deporte es juego, entretenimiento, pero también el deporte implica el aprendizaje de técnicas, tácticas, estrategias, sana competencia, respeto, solidaridad, etc.). Actividad física y deporte no siempre coinciden. El deporte implica necesariamente la actividad física, la contiene, pero a la inversa no es necesario que ocurra lo mismo. Por eso, al poseer el deporte un “mayor estatus” con respecto a la mera actividad física en lo que a potencialidades de estimulación y desarrollo de aspectos positivos se refiere, sería oportuno que el sistema educativo tradicional sopesara ambos tipos de actividades, bien para reconfirmar la continuidad y preponderancia de una sobre la otra, o bien para privilegiar y expandir el deporte desde sus múltiples tipos y variantes.
Al parecer, el paso de la “educación física” al “deporte” en las escuelas podría significar un avance hacia una instancia más completa de la formación de los individuos y las sociedades.

Como bien se señala en las ponencias, el deporte resulta beneficioso en muchos sentidos que van desde lo físico a lo psicológico, desde el simple sano entretenimiento a la competencia, desde el plano individual al plano social, etc.

A nivel individual, la persona practica y experimenta valores y emociones, tanto en los deportes individuales como de grupo. Asimismo, el individuo puede experimentar lo que significa un proceso de perfeccionamiento personal, íntimo, a partir de una práctica, con el particular detalle de que ese proceso se lleva adelante de manera lúdica, alegre, y no necesariamente con el objetivo concreto de mejorar en determinada práctica. La persona puede, eventualmente, querer adaptar ese mismo proceso experiencial a otras áreas de su vida.

A nivel grupal, el deporte conlleva un aprendizaje y una práctica de valores, y una retroalimentación de emociones. El aliento mutuo, el aprender a funcionar en equipo, el compañerismo, la diversión y demás asuntos, encuentran en los deportes de grupo un ámbito para su aplicación. El deporte grupal significa una buena experiencia de vida: la experiencia de interactuar y relacionarse con otros poniendo en práctica valores éticos.

Aquél o aquellos que juegan o compiten reflejan muchos de los aspectos señalados, que luego se rescatan y se valoran a nivel social, convirtiéndose en transmisores de valores y en generadores de energías positivas para la sociedad.

Por último, el deporte es un buen motivo para el encuentro e interacción entre personas de distintas culturas e idiosincrasias, abriendo la posibilidad de ampliar la comprensión acerca de la gran diversidad cultural de la que somos capaces los seres humanos.

 

Ponencia premiada

Se ha decidido otorgar el premio a Sara. Su propuesta podría significar un cambio importante en la formación de los niños, cambio que podría tener efectos muy beneficiosos para la sociedad.

{content-mooaccordion id=’ac1′ template=’2′ allowallclosed}

No Hay Comentarios

Agregar Un Comentario