Los océanos como generadores de vida en la Tierra

El pasado 8 de junio se celebró el Día Mundial de los Océanos. Los océanos son nuestra fuente de vida, el sustento de la humanidad y de todos los demás organismos de la tierra.


Más del 70% de la superficie del planeta corresponde a los océanos y en ellos se encuentra la mayor parte de la biodiversidad de la tierra. Su biodiversidad brinda a la humanidad una de las principales fuentes de proteínas, más de mil millones de personas en todo el mundo se alimentan de ella.


El desarrollo de la vida en la tierra es posible porque los océanos producen, al menos, el 50% del oxígeno que respiramos, siendo además claves para las precipitaciones, el clima, el tiempo, las costas; lo que tiene una vital importancia en el contexto de cambio climático que vivimos.


Los océanos nos brindan innumerables servicios ecosistémicos, ¿sabías que se puede obtener biocombustible a partir de algas? El biogás a partir de algas se investiga desde hace años en el sector científico y el mar argentino nos brinda la posibilidad de desarrollar esta actividad . El mar Argentino nos ofrece condiciones óptimas para realizar actividades económicas con alto valor potencial para el desarrollo en el país, según investigaciones del Capítulo Argentino del Club de Roma, la Fundación Zeri y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación.


Queda claro que los océanos nos brindan mucho, no sólo las condiciones para el desarrollo de la vida, sino que es uno de los pilares para nuestro desarrollo económico y todavía nos sigue brindando infinitas posibilidades productivas.


Sin embargo, la historia es totalmente diferente cuando analizamos lo que nosotros le brindamos a los océanos. Las poblaciones de peces grandes han disminuido en un 90% y el 50% de los arrecifes de coral han sido destruidos; estamos extrayendo más de los océanos de lo que pueden reponer.


Además, nuestra economía basada en el plástico es una amenaza para la vida marina. Cada año, se estima que más de 8 millones de toneladas de plástico terminan en los océanos, el equivalente a vaciar un camión de basura lleno de plástico cada minuto. El plástico que llega al mar enreda a las ballenas y llena los estómagos de las aves marinas.


La pesca excesiva es otra de las actividades que dañan día a día los ecosistemas marinos. En Argentina, en el Agujero Azul se encuentran ecosistemas únicos con especies emblemáticas como la ballena franca austral y el elefante marino; este lugar se encuentra amenazado por la sobreexplotación pesquera internacional, las prácticas destructivas de pesca y la falta de colaboración de los Estados para asegurar que los ecosistemas marinos sean efectivamente protegidos y que las pesqueras se gestionen sosteniblemente.


Dejar de dañar los océanos no sólo es posible, sino urgente. Pequeñas acciones como evitar el uso de plástico, no tirar basura en las playas, no beber agua embotellada, reducir y reciclar e informarse sobre el estado de nuestros océanos; contribuyen al cambio de paradigma que necesitamos para hacer la diferencia.

Desde Club de Roma creemos que todas las acciones cuentan, son necesarias y urgentes. Por eso, desde el año 2006, llevamos adelante una agenda de acciones en torno al desarrollo ecosistémico, con foco en la regeneración de la vida en todos sus planos. Creamos proyectos relacionados al cambio climático, el agua, la educación, los bosques y los árboles, las energías renovables, la economía circular, la diversidad biológica, siempre con abordajes holísticos y sistémicos. Te invitamos a que puedas conocernos y te acerques a algunos de nuestros proyectos:


Mejor en mi tupper

Centro de Sustentabilidad - CESUS

Semana del Árbol

Agua para el desarrollo

Biosistemas Urbanos


Para más información - info@clubderoma.org.ar


0 comentarios