Plantemos el cambio - Nota diario Clarín


Entre los viernes 24 y 31 de agosto, más de 40 instituciones, junto a municipios y viveros de todo el país, donarán árboles nativos para acercarse a la naturaleza de una forma distinta, práctica y simbólica: plantando uno de ellos.



Con el apoyo de UNICEF Argentina y el Capítulo Argentino del Club de Roma, el Movimiento Agua y Juventud impulsa la Semana del Árbol. La idea es un jornada de acción práctica para promover la conciencia sobre la responsabilidad de cada uno con el medio ambiente y reestablecer el vínculo del hombre con su entorno. Aseguran que sólo así, pasando de lo discursivo a lo práctico, podremos hacer frente a los problemas ambientales y comprender que la solución a los desafíos presentes no vendrá sólo de la teorización sobre los problemas, sino desde la construcción de un nuevo paradigma socioambiental que tenga en las acciones concretas de cuidado y vínculo con la naturaleza, su eje fundamental.


Así, del viernes 24 al viernes 31 de agosto, viveros de todo el país estarán donando árboles gratuitamente a personas e instituciones participantes de la Semana del Árbol. A su vez, organizaciones y municipios de diferentes provincias, participarán de la Semana del Árbol plantando los suyos y generando jornadas de plantación abiertas a la comunidad.


El árbol purifica el aire, genera oxígeno, mejora el clima, nos regala alimentos, arraiga los suelos, incrementa la infiltración del agua en la tierra, embellece nuestro ambiente y nos vincula de una forma única con la naturaleza. Dejar de verlo como un recurso, y comenzar a comprenderlo como un símbolo de la complejidad de la vida y el equilibrio natural, ayudará a crear un futuro distinto, en que empecemos a valorar las cosas por su valor intrínseco.


Ellos explican que el árbol nativo, el que acoge nuestras aves y está adaptado a nuestro clima, el que esconde la historia de nuestra tierra y sirvió de inspiración a nuestros antepasados, el que nos da, nos dio y nos dará sombra y nos llena de aromas y colores, es mucho más que un árbol. Es un punto de unión. Un símbolo que, si se sabe cultivarlo, defenderlo y respetarlo, nos garantizará el cambio conceptual que exceda los problemas materiales y coyunturales que nos impiden ver, detrás de un gruesa capa de materialismo y banalidad, el verdadero bosque de la vida plena.


Entrá a www.semanadelarbol.org y marcá en el mapa dónde plantaste o plantarás tu árbol. Si no tenés ninguno, buscá el vivero más cerca a tu domicilio, y adoptá un árbol para plantar. Si tenés muchos, podés donar árboles para que otros puedan adoptar y plantar el suyo.


Entre todos, del 24 al 31 de agosto, plantemos el cambio. Plantemos un árbol.


Diario Clarín. Argentina.


Ver Artículo

0 comentarios