Te contamos cómo fue la jornada de limpieza de costas en Rosario junto a Accenture


*´Por Ana Paula Carosio


El pasado sábado 30 de abril, nos reunimos una vez más con el equipo de Accenture, para llevar adelante una actividad de limpieza de costas. Esta vez fue el turno del Balneario Costa Alta, en Rosario, donde voluntarios y voluntarias nos ayudaron en el cuidado del Paraná, uno de los ríos más largos de nuestra región.


Más de 30 voluntarios de Accenture decidieron sumarse a la limpieza, en la cual se difundió la importancia de cuidar nuestro ecosistema, espacio en el que somos capaces de desarrollar todas nuestras actividades como seres humanos.


Es importante destacar el entusiasmo con el que se vivió la jornada, donde familias se involucraron desde temprano con la actividad, logrando reunir al final del día, alrededor de 19 bolsas de basura dando indicio de la magnitud del problema que concierne a nuestro río.



Una vez terminada la limpieza, los residuos recolectados fueron separados de manera correcta y depositados en los contenedores de la municipalidad de Rosario. De ahí, fueron dirigidos al centro de acopio, para que industrias y productores puedan aprovechar estos materiales con el fin de crear productos nuevos.


Se estima que cada 100 metros cuadrados en el río Paraná, se puede registrar hasta 220 objetos de plástico. Lo alarmante de este resultado no es sólo la cantidad, sino que este material navegará por las costas entre 100 y 1000 años debido a sus características moleculares.


La contaminación de residuos plásticos es resultado del consumo masivo de este componente nocivo para nuestro ecosistema, por lo que hay un aspecto social y económico involucrado. Según un nuevo informe de ONU Medio Ambiente, la producción de plástico se duplica día a día al seguir siendo de las primeras opciones de adquisición en nuestras vidas cotidianas. Como consecuencia, es evidente que el desecho acumulativo de este componente y sus variantes, han provocado enormes problemas de salud en la región y la pérdida de flora y fauna en nuestro ecosistema. Es por esto que resaltamos la importancia del reciclado, una de las maneras más sencillas de combatir el calentamiento global al evitar la acumulación de residuos. Además de un aspecto ambiental, también entra en juego el lado económico. El reciclaje como motor económico, trae el concepto de economía circular relacionada con la producción sostenible, generando conciencia en nuestra sociedad. La gestión de residuos favorece el desarrollo y sustento económico, al ahorrar enormes cantidades de energía y materias primas a la hora de fabricar nuevos productos, permitiendo el desarrollo innovador en las empresas.


Es hora de que nosotros, como agentes sociales, dejemos de quedarnos con los brazos cruzados y no sólo comencemos a pensar el mundo en que queremos vivir, sino también dar pie a un plan de acción y exigirle a nuestros representantes que la hora del cambio ya llegó.


*Ana Paula Carosio, Lic. en Estudios Internacionales y colaboradora de Club de Roma.

0 comentarios