Hacia la COP26

Del 31 de octubre al 12 de noviembre de este año, se celebrará la 26ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (mejor conocida como COP26) en la ciudad de Glasgow, Escocia. Te compartimos algunas preguntas y respuestas esenciales para entender qué son las COP y por qué ésta, en particular, es considerada como la Conferencia mundial más importante desde la Segunda Guerra Mundial.


¿Qué es la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC)?


La CMNUCC surgió en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992, y entró en vigor en 1994. Esta fue la primera instancia en que gobiernos de todo el mundo establecieron el objetivo de estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero (GEI) - principalmente de dióxido de carbono - a un nivel que impida que las actividades antrópicas incidan peligrosamente en el sistema climático.


Desde su creación, la Convención trabaja en pos de desarrollar un marco general que permita comprender y establecer los esfuerzos intergubernamentales necesarios para enfrentar los desafíos provocados por el cambio climático.


Actualmente, son 196 países los que forman parte de esta, y el foco está puesto en el cumplimiento del Acuerdo de París formulado en la COP21 del 2015. Este acuerdo tiene como objetivo limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2°C, preferiblemente a 1,5°C, con respecto a los niveles preindustriales (período entre 1850-1900). De no ser así, los impactos en el sistema planetario serán severos y será muy difícil poder establecer medidas de mitigación y adaptación para afrontarlos, afectando así de manera desigual a las distintas regiones del mundo.


Para lograr este objetivo, cada país debe presentar lo que se conocen como las Contribuciones Nacionales Determinadas (NDC, por sus siglas en inglés). Estas son la hoja de ruta de acción climática donde se pautan metas nacionales de reducción de emisiones de GEI y las acciones y medidas a implementar. Las NDC se actualizan cada 5 años, y lo que se busca es que las metas pautadas sean cada vez más ambiciosas.


¿Qué es la Conferencia de las Partes (COP)?


La COP es el organismo supremo de toma de decisiones de la Convención, en la que todos los países que forman parte se encuentran representados. En esta se revisan la implementación efectiva de la Convención, las comunicaciones nacionales y los inventarios de emisiones de GEI que presenta cada país. En base a toda esta información, se evalúan las consecuencias y efectividad de las medidas tomadas por los distintos países y el progreso en cuanto al cumplimiento del fin último de la Convención de combatir al cambio climático.

En esta próxima COP26 también se revisarán las actualizaciones de las NDC, ya que en el año 2020 se cumplió el primer período de 5 años estipulado.


¿Por qué es tan importante la COP26?


En 1992, cuando se creó la CMNUCC, la evidencia y el conocimiento científico disponible sobre la ocurrencia del cambio climático no era abundante y el consenso científico tampoco estaba del todo claro. Pero desde ya hace un tiempo, tras años de investigación y estudio, científicos expertos afirman que el nivel de consenso acerca del cambio climático y sus causas antrópicas es de entre el 90 y 100%. Ya no se puede negar su existencia, implicancias y la urgencia con la que necesita ser abordado.


Más aún, en agosto de este año, el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) lanzó su último informe en el que afirma la inequívoca y estrecha relación entre la actividad humana y los cambios acelerados e intensos que se están observando en el sistema climático global. A su vez, hace hincapié en la urgencia de atender la crisis climática ya que de no reducir las emisiones de manera inmediata, sustancial y a gran escala, el objetivo de limitar el calentamiento a 1,5°C o incluso 2°C será imposible de alcanzar.


A pesar de esto, un informe realizado por la ONU a principio de año demuestra que los compromisos asumidos por los países no son suficientes, y la falta de ambición colectiva plantea grandes desafíos y obstáculos para lograr cumplir con las metas del Acuerdo de París.


Bajo este contexto, la COP26 es un evento clave y decisivo. Se está a tiempo de no sobrepasar el 1,5°C de calentamiento global, pero lograrlo requiere de transiciones sin precedentes. Para ello, las acciones que se realicen previas al 2030 son críticas, y precisan de una reducción de las emisiones globales de dióxido de carbono en un 45%. En este sentido, esta COP ofrece una gran oportunidad para cambiar de rumbo y hacer frente a la emergencia climática de una vez por todas. Los países deben asumir el compromiso y fijar metas ambiciosas que realmente se encaminen hacia una economía descarbonizada y sostenible en el tiempo. Y por sobre todo, en esta COP se deben exigir, negociar y acordar medidas concretas y reales que permitan pasar a la acción y conseguir que el objetivo de 1,5°C siga siendo posible.


Entonces, ¿qué se espera lograr en la COP26?


Cuatro son las metas que se pretenden alcanzar:

  1. Asegurar el camino hacia un 2050 con cero emisiones netas a nivel mundial. Los países presentarán sus NDC actualizadas, y estas deben estar alineadas con los objetivos del Acuerdo de París. Las metas tienen que ser lo más ambiciosas posibles para acelerar la descarbonización de las economías y la transición energética.

  2. Trabajar en las medidas de adaptación necesarias para proteger a las comunidades y ecosistemas. Sobre todo en aquellos países más vulnerables al cambio climático. Restaurar hábitats naturales y construir sistemas de defensa y alerta son solo algunas de las medidas que mejoran la resiliencia de estas comunidades.

  3. Asegurar la movilización financiera acordada para poder cumplir con los dos objetivos mencionados previamente. Los países desarrollados deben cumplir con su compromiso de recaudar como mínimo 100 mil millones de dólares por año para financiar políticas climáticas y dar apoyo a los países en desarrollo. Para lograr las cero emisiones netas, todas las decisiones financieras deben tener en cuenta al cambio climático, y se debe generar la mayor inversión del sector público y privado posible.

  4. Lograr la cooperación colectiva para aportar soluciones a la crisis climática global. Es sumamente importante que gobiernos, empresas y organizaciones de la sociedad civil trabajen juntos. La humanidad se enfrenta a uno de los desafíos más graves, urgentes y complejos de su historia, por no decir el mayor, y sólo podemos afrontarlo trabajando y cooperando de manera conjunta.



0 comentarios