Reviví el encuentro con el Dr. Antonio Turiel: Petrocalipsis y el futuro de la energía.

El pasado 9 de septiembre celebramos el segundo encuentro del Ciclo de Conversaciones Club de Roma de este año. En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de dialogar con el Dr. Antonio Turiel, autor del libro "Petrocalipsis: Crisis energética global y cómo (no) la vamos a solucionar".


En el contexto actual de crisis climática y ecosistémica que estamos viviendo, es indispensable tomar dimensión de la crisis energética a la que nos enfrentamos. Nuestra sociedad -construida y sostenida sobre la idea de crecimiento infinito y consumo ilimitado de recursos- , tiene una demanda energética ya insostenible, que proyecta incluso seguir incrementándose en los próximos años. El problema radica en que las reservas de petróleo, carbón y gas natural, han llegado -o llegarán en los años venideros- a su pico de producción.



Los datos compartido por el Dr. Turiel reflejan que, entre los años 2018 y 2020, todos los combustibles fósiles alcanzaron su pico máximo de producción, lo cual implica que a partir de ese momento, la producción de estas fuentes energéticas irá en descenso, generando una menor oferta de energía a nivel mundial.


Ante esta situación, parecería que en algunos años solamente nos tendremos que basar en energía 100 % renovable. Sin embargo, este 100% no será la misma cantidad de energía que ahora, debido a las limitantes propias de las fuentes de energía renovable: tienen un potencial máximo (que aún está en discusión), dependen de materiales que son escasos, su instalación se hace utilizando energías fósiles y están mayormente orientadas a la producción de electricidad, cuando esta representa sólo el 20% de toda la energía final consumida en el mundo.


Es así como el modelo de transición energética renovable-eléctrico que se propone como única alternativa, tiene varios problemas por resolver, y plantea la necesidad de pensar otras formas posibles. Como mencionó Antonio, hay otro modelo de transición posible, más eficiente y más deseable, que es mucho más local y menos tecnológico. Que propone el aprovechamiento de la energía media local de manera más eficiente, utilizando materiales más simples y no dependientes de complejas cadenas de suministro globales que pueden ser interrumpidas.



Pero además, lo que es más importante aún, es que esta transición requiere ineludiblemente de un cambio cultural y sistémico. Debemos transitar hacia un nueva sociedad comprendida y entendida dentro de los límites planetarios, adaptando nuestros sistemas de producción y consumo, y nuestros estilos de vida modernos a la realidad.


De esta forma, el encuentro con Antonio permitió conocer en mayor profundidad la situación actual y futura del sector energético a nivel mundial, y nos invitó a reflexionar acerca de las posibles respuestas que las energías renovables pueden, o no, brindar ante este escenario.


¡Te invitamos a revivir este encuentro!




0 comentarios